Meses

Por Olga Rodríguez Hendley

Enero, febrero, marzo y abril, pasan silenciosos, un aburrimiento meteorológico contínuo que hace olvidar la existencia de fenómenos severos asombrosos, como un arcus, un cumulonimbus pomposo o, simplemente, un bonito atardecer con lenticulares.

Foto 1- Alicante,15/05/13, 15:25h
Y así llega Mayo, y aumentan las esperanzas de una buena tormenta mediterránea. Son las 15h del día 15 y el cielo empieza a encapotarse en dirección SW, y ya se oye el eco de los truenos. Espero expectante el acercamiento de un cumulonimbus arcus con pannus que ocupa todo el horizonte, y que se oscurece según se aproxima. Me llama la atención la forma que adopta el arcus a su derecha, retorciéndose hacia arriba con un tono verdoso. A su paso dejó un buen chaparrón.



Fotos 2 y 3- Azadinos (León), 12/08/13, 15:56 y 16:33h.
Estamos en junio, pero el calor se hace de rogar y tarda en entrar hasta casi julio. Los días pasan, y ningún fenómeno meteorológico anima los días de verano, hasta llegar Agosto, tiempo de vacaciones... ¡hora de hacer las maletas! Como cada año me dirijo a tierras leonesas, y a mi llegada me encuentro con tiempo tranquilo. Los pronósticos dan buen tiempo pero según van pasando los días cada vez hay más formaciones vespertinas que por fin crecen, hasta formarse en las ansiadas tormentas. De modo que el día 12, cojo la bici y subo al monte para observarlas. El paseo se hace entretenido al ver cómo crecen rápidamente los cumulus congestus. Me siento en el césped y espero su evolución. Saco las primeras fotos, pero las nubes las tengo casi encima, por lo que me alejo 1 km con la bici.



Ahora sí puedo apreciar la majestuosidad en la que se han convertido esos pequeños cúmulos. Caen unos cuantos rayos, por lo que decido por precaución volver a casa. Al poco rato de llegar, los truenos se hacen más fuertes, se oscurece el cielo y cae una tromba con bastante granizo.



Foto 4- Azadinos (León), 13/08/13, 19:11 h.
Día 13. Apenas han pasado 24h cuando observo el crecimiento vertical de un cumulonimbus calvus. Vuelvo a coger la bici y vuelta al monte. Fue tan rápido el crecimiento que casi no llego a tiempo, ya se había convertido en un cumuloninbus capillatus virga a punto de desaparecer.



Fotos 5 y 6- Azadinos (León), 16/08/13, 16:00 y 16:20 h.
Satisfecha con la caza de estos días, llegó el día 16. Estaba terminando de comer en el jardín cuando observo nubes de crecimiento. Al poco rato ya empezaba a tronar. Así no podía subir al monte, por lo que opté por ir a una era que esta a pocos metros de mi casa. Caían muchos rayos y pude cazar uno. El cumulonimbus praecipitatio se dirigía hacia mí. Pero después de tanto ruido, apenas dejó un poco de lluvia donde yo estaba. Pasó rozando.





Foto 7- San Juan (Alicante), 27/08/13, 17:21h.
De vuelta a Alicante, y con el tiempo un poco revuelto, el día 27 amanece soleado, pero con pronóstico de tormenta. Para un meteoaficionado, no importa que un día de playa termine en tormenta, así pues cojo el kit de playa y meto la cámara. A las 16:30h ya estaba el cielo cubierto y formándose unos mammatus enormes que ocupaban una gran parte del cielo, era imposible que entraran todas en la foto. Fue un día "de playa" redondo.



Fotos 8, 9 y 10 - Alicante; 29/08/13, 14:21h, 14:26h y 14:39h.
Amanece el día 29, sobre las 13:30 se presenta un ambiente de tormenta. Observo que en dirección NW crecen nubes y que se está oscureciendo. Se aproximan lentamente, por lo que me da tiempo a pensar desde qué lugar podría cazarlas. Decido subir con dos aficionadas, madre e hija, al Castillo de Santa Bárbara. desde allí pudimos ver como el gran cumulonimbus arcus iba engullendo las montañas del interior. Pero se fue al N, sin dejar lluvia en la ciudad.







En fin, el año continuó con sus meses, pero sin nada más que destacar.

Tantos meses, y tantas oportunidades que tuvo el cielo para poder embellecerse, para que tan solo me bastase un mes y un día de otro para poder disfrutar de lo que tanto adoro.