El Padre Teide, siempre presente

Por Jose Domingo Trujillo Hernández

En la Isla de Tenerife, desde casi cualquier punto de la misma, el Padre Teide está siempre presente; vigilante y majestuoso, nos brinda la oportunidad de fotografiarlo con cualquier tipo de tiempo.

En este meteoreportaje se muestran algunas de sus caras más fotogénicas: los mares de nubes, la nieve y los atardeceres, que fueron los fenómenos que mejor pude capturar con mi cámara durante el pasado 2013.

También destacan la formación de altocúmulos lenticulares sobre el mismo o alrededores cuando hay inestabilidad en niveles medios-altos, así como la formación de fenómenos tormentosos locales en Las Cañadas del Teide, situaciones que durante el pasado año no tuve la oportunidad de fotografiar.

Fotos 1 a 3-
En estas tres primeras fotos vemos otras tantas imágenes del mar de nubes que se puede divisar desde las cumbres de Tenerife con tiempo relativamente estable, y cuyo aspecto, dependiendo de la visibilidad y concentración de aerosoles (calima) en el aire, y de la altura de la inversión térmica, puede variar significativamente.
Las dos primeras son del 10 de noviembre y la tercera del 28 de junio.
En la primera y la tercera se pueden ver las mayores elevaciones de la Isla de La Palma, al fondo, mientras que las montañas que sobresalen sobre el mar de nubes en la segunda imagen corresponden a la Isla de Gran Canaria.







Fotos 4 a 8-
Vemos ahora la cara más amable de Las Cañadas del Teide, la que muestran tras el paso de un temporal que ha dejado una buena nevada, como sucedió el pasado 13 de diciembre. Es el momento ideal para disfrutar de una transformación de un paisaje, ya de por sí lleno de contrastes.











Fotos 9 y 10-
Por último, en las fotos 9 y 10, tomadas desde el Valle de La Orotava, vemos el atardecer del 22 de Octubre de 2013, a modo de ejemplo de los maravillosos atardeceres que a menudo tenemos la suerte de disfrutar desde esta parte de la Isla.