Y van pasando las estaciones

Por Eduardo Viñuales Cobos

A lo largo del año uno va saliendo a la montaña, al campo, al aire libre... para hacer excursiones y observar la naturaleza... por el simple hecho gratificante de contemplar el ritmo de lo bello y espontáneo, de poder mirar al cielo y observar el transcurso de las estaciones en las nubes y el firmamento... o, ¿por qué no? con esa gran ilusión de fijarse en los ciclos naturales a través de los pequeños detalles que abarrotan ese mundo natural, tal y como puede ser la floración de la primavera o la caída de las hojas en los bosques caducifolios.

Así uno, sin quererlo, buscarlo, o intentarlo, se va encontrando con instantes estacionales y meteorológicos irrepetibles que quedarán grabados en nuestra memoria o, mejor aún, que pueden ser inmortalizados por la cámara fotográfica que siempre va dentro de la mochila de este caminante.

Por eso el reportaje "Y van pasando las estaciones" constituye el resumen de muchos días y momentos especiales en las montañas del Pirineo, por los campos de Aragón y de otras zonas de España.

Se puede decir que es la sinopsis personal del año 2013 de un naturalista aragonés que también gusta de la observación de las nubes, los cielos al atardecer, las tormentas, la niebla, la nieve y el hielo. Y así es cómo han ido transcurriendo las estaciones por delante de mi mirada... Si quieren que les diga la verdad, una auténtica delicia.

Foto 1- Sierra de Guara. Prepirineo. Santa Cilia de Panzano (Huesca). 14 de septiembre.
Cirros y cirrocúmulos a última hora de la tarde, en la Sierra de Guara. Prepirineo de Huesca. Uso de gran angular.



Foto 2- Los Monegros, Bujaraloz (Zaragoza). 23 de mayo.
Cúmulos de buen tiempo sobre los campos primaverales -en plena floración- del desierto Los Monegros.



Foto 3- Monte Perdido, Fanlo (Huesca). 7 de julio.
Nieblas nubosas o de montaña penetran al atardecer en el macizo pirenaico de Monte Perdido (3.355 m). Es el anuncio de un frente lluvioso que entró ese día.



Foto 4- Rueda de Jalón (Zaragoza). 15 de mayo.
Situado debajo de los cúmulo nimbos de una negra tormenta local que oscurece el cielo y que hace creer que se está haciendo de noche. Pero más allá el sol y una ventana dejan ver otras zonas del valle del Ebro.



Foto 5- Duruelo de la Sierra. Picos de Urbión (Soria). 21 de septiembre.
El agua de lluvia -o cuando cae y se dispersa en el aire- en combinación con el sol crea un efecto tan fatástico de fotografiar como es el arcoiris.



Foto 6- Sarvisé (Huesca). Pirineo aragonés. 7 de noviembre.
Cirros plumiformes, con aspecto de blancos fantasmas celestes, simbolizan vientos fuertes en altura.



Foto 7- Escuaín (Pirineo de Huesca). 12 de enero
Transición entre el otoño y el invierno. Una hoja de haya caída en el agua helada -burbujas incluidas- de un barranco de montaña, donde por la noche las temperaturas descienden ya muy por debajo de los 0 º.



Foto 8- Midi d'Ossau, Pirineo de Francia. 12 de mayo.
Efecto Foehn en la cordillera pirenaica. Situación débil, viento norte. Las nubes bajas se estancan a barlovento, en la vertiente norte o francesa de la cadena montañosa, debajo del pico nevado del Midi d'Ossa.



Foto 9- Pico o tozal de Guara. Prepirineo. 19 de noviembre.
Las primeras nieves del invierno de 2013 cubren las matas pinchudas del erizón. En lo alto del Tozal de Guara (Prepirineo de Huesca).



Foto 10- Morata de Jalón (Zaragoza). 12 de diciembre.
Cencellada, niebla engelante. Efecto de la niebla y el frío que todo lo congela y lo cubre de blanco, y que en Aragón llamamos "dorondón". Foto tomada en Morata de Jalón (en el Sistema Ibérico de Zaragoza).