La Noche Eléctrica

Por Michael Petrick

Desde siempre los eventos de la naturaleza fascinaron a la humanidad hasta inspirarla en sus primeras creencias. Es una generalidad que no tiene ni fronteras ni épocas. En todos continentes habitados por el hombre, surgieron culturas cuyas mitologías tenían un dios o un símbolo que refería al sol, la lluvia, los rayos, la luna, los terremotos... y otros varios elementos o eventos de la naturaleza.

Comparto hoy, con muchos, algo de esa atracción y admiración, y mucho más, en particular por las tormentas eléctricas. Siempre vi los eventos climáticos como una expresión creativa y activa que tiene la naturaleza para pintar la tela que representa el cielo.

Me acuerdo que en mi familia se suele decir, a los más chicos y asustados, que el flash de los rayos y relámpagos era Dios sacando fotos a la gente, así que hay que sonreír a la ventana. Aunque sea gracioso, nunca fue necesario para mí y mi tranquilidad.

El temor que generan las tormentas eléctricas, nunca logró superar mi exaltación de poder observarlas. Así que hoy armado con una cámara de fotos, es algo así como mi turno de sacarle unas fotos a Dios. Nuestro ojo no es suficientemente rápido y solo alcanza a ver una parte de las cosas, y la cámara permite capturar mucho más de la belleza efímera y repentina que son los rayos y los relámpagos.

En la noche del 19 al 20 de Octubre 2013, un fuerte trueno me despertó de un sueño ya ligero, cerca de las 4 de la mañana. A través de las persianas se podía notar el cielo titilando por la actividad eléctrica. El trípode me esperaba ya listo, cerca de la puerta ventana en mi piso de Buenos Aires, como cada vez que los pronósticos meteorológicos anuncian probabilidades de tormentas, y que se siente todo el peso de la humedad al atardecer. Era una tormenta puramente eléctrica, con casi nada de lluvia, como nunca había sido testigo antes. Los rayos tocando los edificios estaban más que raros, pero aparecían una multitud de ellos dentro de las nubes, y también entre ellas. Disparé continuamente durante más de una hora; había tanta actividad que me permití hacer un zoom sobre un trozo de cielo para sacar detalles de unas ramificaciones de relámpagos. Los edificios ayudan mas a dar perspectivas sobre la amplitud de los rayos: aquí les comparto diez de la imágenes mas impactantes de esta noche

Foto 1-



Foto 2-



Foto 3-



Foto 4-



Foto 5-



Foto 6-



Foto 7-



Foto 8-



Foto 9-



Foto 10-